Hoy día sólo hay una cosa permanente, el cambio. Y el cambio es la norma fija en el mundo de la comunicación y el marketing. Y de mostrarte ideas que lo cambian todo, va este blog.

La creatividad es un lugar.

Y bien podría encontrarse en ese país de gigantes. En ese lugar de ideas que no caben en nuestra cabeza. Mentes que trabajan los 24 días de la semana las 365 horas al día. Personas que a base de disciplina y entusiasmo construyen sus sueños y no dejan que otros se los construya. Quienes abren las ventanas para que el viento se lleve el insomnio. Creativos que transmutan lo trivial en algo extraordinario.

Disparan en el centro del silencio con hechos más que con palabras. Traen regalos en sus ideas y saben que todo es construible y destruible. Saben que no son aquellos tiempos pasados o que no eso tan mágico que está por venir. Es el ahora y es uno mismo. Tienen tiempo para invitarte a dar un paso al origen. También saben que en el origen todo es regreso.

La creatividad es volver a mirar las cosas por primera vez. Como cuando éramos pequeños. Cuando habitábamos constantemente en ese lugar llamado creatividad y se nos ocurrían las cosas más grandes.

Os dejamos con las imágenes del País de los gigantes, Islandia, un caso real. Le dan una vuelta al clásico diseño de torres eléctricas para convertir lo ordinario en algo extraordinario. Enormes choi+shine.

Mf Pylon Backdrop 4


Pylon

Hasta que la muerte del marketing nos separe.

Sí quiero tu locura. Sí quiero un marketing de contenidos que me mantenga a ti unido. Sí quiero acciones que te conviertan en mi lovebrand. Sí quiero seguir escuchando tu respiración como mi música preferida. La imprimación de ritmo. La velocidad de los cambios en el mundo del marketing. La provocación de una idea. El diálogo constante.

Sí quiero que me seduzcas con ese don de la ironía y la metáfora. Sí quiero la sugestión a través de imágenes y textos. Sí quiero apoyarme en elementos simples para mostrar lo extraordinario. Sí quiero vivir la génesis de la comunicación. Sí quiero transmutar lo ordinario en algo extraordinario. Sí quiero que las ideas publicitarias hagan de este mundo un lugar mejor.

Sí quiero ideas como la de este hombre que se quería casar con una hamburguesa por una buena causa. Llevó su caso hasta el senado colombiano.

 No nos cansaremos de repetirlo. Hasta que la muerte del marketing a la antigua usanza nos separe.

No te bajes nunca de mi mente.

Persiguiendo la emoción. Escurriéndonos por el aro de la felicidad. Comienza el otoño y salimos a derrapar en las hojas caídas de los árboles.

Nos mecemos en el regazo de una idea. Ocurrencias de ida y vuelta. Juguetes del alma de las que vuelan alto y hacen que se nos llenen las manos de rayos de luz y la boca de palabras que no podemos escribir. Inventos de mentes que nos hacen guardar nuestro corazón de repuesto en un cajón.

Abrimos el grifo en esta ocasión y salen ideas a borbotones. Nos descalzamos y nos ponemos el bañador para subirnos al columpio líquido. Ese en el que nunca te mojas los dedos de agua.

 Súbete a mi mente y no te bajes nunca.

El Ébola, esa gran campaña de publicidad

No te asustes. Si estás aquí es probablemente porque te ha llamado la atención el titular. 

Y es cierto. El caso de Ébola en España es la mejor campaña de publicidad para que nos fijemos de una vez en los problemas del tercer mundo. Es una desgracia, sí, pero por lo menos sirve para que pongamos el foco en un problema que de otra manera no hubiera sido fácil mirar. Derrotas que son victoria. Esperemos.

Es triste tener que poner el foco sobre los problemas cuando, o nos tocan el bolsillo, o nos toca en primera persona. En este caso, los dos. El Ébola sirve para que intentemos erradicar de una vez un problema con un punto de origen claro. 

Podría ser la típica historia que se cuela por el hueco y vuelve a empezar. Es el érase dos veces un problema. Es el cuento que hoy os contamos porque puede que no haya mañana. Ese mañana que es hoy. Ese hoy en el que la política ha dejado de ser política. 

Cuando los políticos se preocupan más del marketing. Cuando las ideas suben de temperatura hasta los 38,6 grados y pueden herir de muerte. La fiebre por la forma y no por el fondo de las cuestiones. Es la historia de cientos de espadas Excalibur recortando presupuestos en sanidad. Es la lamentable historia de esas mismas espadas acabando con la vida de un pobre perro que respondía al nombre de Excalibur. 

Huele a apocalipsis. 

Vemos una fila india de cuarenta y pico millones de españoles saliendo uno a uno del país. Vemos ese conjuro firmado por los de arriba para no mirar hasta que desaparezcan los problemas. Y después de mucho no mirar tendrán que preguntar al cadaver de alado si todavía el virus sigue ahí.  

Y en este país seguimos inmunes a virus que son realmente letales. 

El Ébola, esa gran campaña de publicidad que no es publicidad y que está pasando en el primer mundo para así y de una vez por todas nos fijemos en los problemas del tercer mundo. 

El riesgo es no arriesgar.

El riesgo es vivir permanentemente en el pasado. El riesgo tiene un sofá puesto en la zona de comfort. El riesgo es encerrarse en una idea fija, candar la mente y no salir de ahí. El riesgo es tomar el mismo camino todos los días. El riesgo es dejar que otros lleven las riendas de tu vida. El riesgo que tienes es no poder elegir ser tú. El riesgo es odiar todo lo que puedes amar. El riesgo es creerte tolerante cuando dices que lo eres. El riesgo es ponerte celoso por el éxito de otros. El riesgo es pensar que el fracaso nunca será una forma de llegar al acierto. El riesgo es convertir la negatividad en norma. El riesgo es dejar que te digan que tú no lo puedes hacer. El riesgo suele agazaparse en las arenas movedizas de la inseguridad. El riesgo es la necesidad que todos tenemos de control. El riesgo es pensar que la gente te va a tratar como tú les tratas. El riesgo es que el dinero sea la zanahoria del burro y no la felicidad del trabajo bien hecho que te apasione y te haga feliz. El riesgo es no aprovechar las amenazas y convertirlas en oportunidades.

El peor Restaurante de San Francisco es un buen ejemplo. Se anunciaba en la red social YELP y todo eran buenas críticas hacia el restaurante. Un buen día dejó de hacerlo y las críticas de los comensales de repente fueron malas.

El gerente del restaurante ofrecía un 25% de descuento a todos los clientes que en el local hicieran una crítica mala de su restaurante en Yelp., 1 star review. A día de hoy es casi imposible poder reservar por la gran demanda en el peor restaurante de San Francisco.

Es una buena metáfora de que el mayor riesgo es no arriesgar.

Del storytelling al storymaking

Esas campañas que se quedan dentro de tus ojos. Esas historias que narradas hechos o como nosotros denominamos el #storymaking. Esas ideas hechas a mano y en la que nos gusta tanto implicarnos. 

Campañas desnudas, sin efectos, talonajes, trucos. Ocurrencias sinceras y simples. Llevamos ya un tiempo trabajando codo con codo (para eso nos llamamos copyloto&co) con una nueva compañía de smartphones que va a dar que hablar: Wiko. Esta que os traemos hoy, es una de nuestras últimas acciones. Una de esas historias del marketing en vivo. Que sabes cómo empieza pero no cómo va a acabar. Ideas en riguroso directo. De las que no se ensayan.

La idea era muy simple y fue cogiendo fuerza según la íbamos desarrollando. Wiko cumplía su primer año este pasado 5 de septiembre, los fans de su fb que cumplían años el mismo día recibirían una llamada sorpresa y un smartphone. Y lo recibirían desvirtualizando a la marca. En mano. En directo. En el mismo día. Casualidad descubrimos que el día cinco, cinco fans tenían la misma fecha de nacimiento que Wiko en su FB. Ese día comenzarían su cumpleaños con algo más que una llamada #AllStartsWithACall

Esperemos que os guste, que corra la voz.

¿Habrá briefings después de la muerte?

¿Cómo se llamarán las agencias de publicidad ahora que han muerto las agencias de publicidad? 

¿Habrá briefings? ¿Servirán café después de la muerte? ¿Con o sin mala leche? ¿Las interacciones serán mucho más pull que push?¿Seguiremos haciendo storytelling o haremos storymaking? ¿Los altos ejecutivos usarán en demostraciones de guerrilla los productos sobre los que predican? ¿Seguirán siendo cada vez más apetecible y estratégico diseñar un lugar de trabajo super cool? ¿Estaremos ante un modelo de agencia en el que cada integrante trabaja desde su casa  en "Lo mejor de cada casa"? ¿Seguirá existiendo el síndrome del guru después de la muerte? ¿2, 4, 6 o 12 personas máximo? ¿Tendremos sociólogos que estudien el comportamiento de los obsoletos humanos? ¿Seguiremos con esas preguntas de para qué medio es? ¿Seguirá el arte junior ocupándose de lo digital o será el director creativo? ¿Tendremos hackers desarrolladores, robots, ninjas, rockstars en las agencias después de la muerte? ¿Cocrearemos? ¿Openmarketing? ¿Seguiremos sin medir los resultados para afinar la táctica? ¿Seguiremos intentando comprar la felicidad con dinero? ¿Seguiremos comprando consumidores? ¿Seguiremos haciendo anuncios o haremos amigos? ¿Nos seguirán pidiendo vídeos virales o haremos que se conviertan en virales? ¿Seguiremos teniendo ideas locas que no sirvan para nada en este mundo o ideas locas que hagan de este mundo un lugar mejor? ¿Llenaremos la agencia de macs antiguos con mensajes en sus pantallas escritos a mano? ¿Seguiremos siguiendo cada nueva tendencia o crearemos tendencias? ¿Seguiremos creyendo que somos Don Draper y beberemos Scoth para celebrar que nos parecemos a Don Draper? ¿Seguiremos teniendo muchos directores de nada y pocos hacedores de algo? ¿Habrá agencias de publicidad después de la muerte de las agencias de publicidad? 

Si hay alguien ahí que responda.